Siembra de ilusiones en tiempos de mala memoria…

April 12, 2017

 

Cada cierto tiempo, los poderosos apernados en el control del Estado y dueños del país, nos invitan amablemente a ser parte de su reelección. Nos convocan con sus argumentos “ciudadanos” y democráticos. Nos llenan de ilusiones y nos dicen que “la gente” es fundamental en el proceso de transmisión y sucesión del poder político y en la construcción de la democracia.

No obstante, no solo los dueños del poder nos engatusan con estas iniciativas, se suman a ella, diferentes reflexiones y apuestas surgidas de organizaciones políticas que señalan que el “Municipio” y los partidos políticos son un espacio directo de control ciudadano, donde la representatividad se hace carne y hueso, donde los pobladores pueden vivir y hacer “directamente”  las transformaciones necesarias para el mejoramiento de su calidad de vida. Aparecen entonces los llamados a generar y luchar por los “presupuestos participativos”, a instalar en el seno de los aparatos del Estado a concejales o alcaldes “buena onda”,  quienes podrían incubar su veneno popular y antineoliberal, gobernando al servicio de los más pobres y de las mayorías. 

A partir de lo anterior, las sirenas electoreras llenan de ruido cada cierto tiempo las esperanzas populares de mejoría social. Entonces, poderosos, conversos, entreguistas, renovados y reformistas coinciden en señalar que las elecciones son el único camino que tienen los “ciudadanos” para expresarse políticamente, de participación y decisión real. Por tanto, la canalización del descontento, de la frustración, de la marginación queda pendiente cada cuatro años y tiene que ser conducida necesariamente por los representantes del poder.

Entonces ¿Qué se disputa en las elecciones. Qué ganan los sectores más desposeídos, qué ganan los trabajadores y qué ganan los poderosos en cada elección?

 

            La dinámica política y la lucha electoral esta marcada por la compleja trama de intereses y negocios, y aleja materialmente el protagonismo de los pobres, sus necesidades y sueños. No permite ni desarrolla la capacidad de lucha autónoma de los pobres, aquella que no depende de los intereses y las dinámicas patronales y estatales, que antepone la mirada popular por sobre el consenso con los poderosos.  Por tanto, perpetúa la estabilidad institucional al servicio de los ricos, aumentando su riqueza y la dominación sobre las mayorías.

 

Esas mayorías que en teoría la Presidenta y los poderosos de los distintos bloques políticos dicen representar. Aunque en la práctica, como hemos podido ver en este último mes demuestren lo contrario. Por ejemplo, cuando el Ministro de turno corre a socorrer los llamados de los empresarios del sur en relación a las demandas del pueblo  mapuche, cuando mediáticamente aparecen proyectos de ley supuestamente a favor de la clases trabajadora, y no son más que voladores de luces para tapar escándalos como la colusión, el robo de las A.F.P., el fraude de Carabineros de Chile. Estos son sus verdaderos intereses o preocupaciones. No las  de cientos de familiares de trabajadores que mueren en “accidentes de trabajo” o que injustamente siguen echando de sus trabajos por reclamar lo que les pertenece, sueldo decente, seguridad en el trabajo y trato digno entre otras cosas.

 

Es claro, la opción de las autoridades es por una minoría, la adinerada, la pirula, la que manda y se apropia de todo, incluso, de nuestros propios sueños. A pesar de lo anterior, aca estamos nuevamente como cada mes, porfiados en lo nuestro, en las luchas de nuestro pueblo, en las denuncias de los problemas que afectan a trabajadores, pobladores y estudiantes entre otros. Aca estamos en nuestra trinchera, encontrándonos en las referencialidades de nuestras luchas y la posibilidades de crear desde estas mismas, las bases del proyecto popular que termine con los males de nuestro pueblo y quienes lo sustenten. Por ello, esta y otras paginas se convierten en tierra fértil para sembrar, no las pomadas o las ilusiones electoralistas del momento, sino las que están directamente relacionadas con los intereses populares, con el presente y el futuro digno y con un mundo distinto al capitalismo. Es tiempo de acumular fuerzas, experiencias y claridades, de darlas a conocer a nuestro pueblo y aprender de ellas. Que sin perspectivas globales de cambio global, todas las coyunturas electoreras que podamos enfrentar en lo inmediato como campo popular nos desestabilizan, atomizándonos  mucho más todavía, perdiendo el horizonte  y desperfilando las pocas fuerzas que como pueblo tenemos para crecer y resolver los problemas de la construcción de alternativa al capitalismo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

September 20, 2019

March 24, 2018

December 21, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square