Carta a un ladrón.

May 3, 2017

 

Estimado.

 

Viajando en metro tomamos la decisión grupal de escribirle una carta. A Ud. que ha sido muy astuto, muy ágil y rápido para despojarnos de parte de nuestro trabajo, de nuestra fuente laboral.

Observamos como viajan las personas: inquietas, distraídas y asustadas por llegar a tiempos a sus oficinas, a cumplir con su labor inadvertidos de su presencia, señor.

Usted que sin miramiento, traspasó la seguridad de nuestro transporte el cual con gran ingenuidad esperaba en la Alameda, sin sospechar que vendría RobiM Hud a dejarnos la tarea de reparar los daños y volver nuevamente a empezar desde abajo.

 

Le escribimos a usted mientras viajamos en el Metro de Santiago en hora punta, para decirle que nadie habla en el metro de lo que pasó para olvidarlo pronto. Y de seguro vamos todos juntos en este vagón de metro, incluyéndolo. O vas en el otro, observando a tu siguiente victima de cartereo del celulares. Hábil clonador de tarjetas electrónicas; Que no permites exponer videos masivos de advertencia a tus clonaciones bancarias: Despides trabajadores, para asi poder dejarnos en la ignorancia y con nuestras cuentas en menos cuenta (-$0) y sin recuerdos de haber llegado tan lejos en el mapa de las finanzas.

 

Déjenos reconocerlo por sus hazañas iracundas, por sus nocivas faltas, por la astucia del roto que se queda con los vueltos. Siempre quisimos también ser magos y hacer desparecer las monedas y comprendemos que tuvo razones MACRO para hacer aquello que hizo y que sus razones MICRO no fueron suficientes como para dejar de ser micro y desaprovechar la ocasión: "Aquel

 

la que hace al ladrón", aquella que muchas veces fue justificada por nosotros mismos, normalizados, acostumbrados a que nos roben las migajas en el supermercado, necesitados de ese dinero que no tenemos y nos lo aumentan a cambio de nuestra alma al banco.

 

Señor Ladrón, tristes son los valores de los sin valores y no queremos perder los

nuestros. Por eso, te rezamos como a la virgencita para que dejes de vernos, para ser invisibles a tus ojos. Esta vez nos ha tocado a las hormigas y decidimos romper con nuestra rabia porque también hemos estado pobres. Como cuando nos faltó para comer y todos tomamos "sopita para uno" sin quejarnos; Estuvimos pobres por tomarnos unos yogurt sin pagarlos, pero muchísimo más pobres fuimos al aceptar esta condición marginal que nos separa de los ricos y los pobres, y nos define sin querer ser definidos. 

 

Porque en verdad somos ricas, pero no poseemos nada, nada porque en este mundo, en realidad, nada nos pertenece y todo aquello que nos proponemos lo solicitamos a nuestra tierra, nuestro universo, a nuestro Dios y lo conseguimos trabajando en equipo, utilizando la cabeza, manos y los pies a diario, gastando las varices de nuestro tiempo y la desconfianza tachada en nuestro corazón.

Por eso te escribimos en el metro, afirmados unos con otros como piso flotante; En el metro donde paradojicamente tenemos que caminar en sentido contrario y avanzar contra la masa y los paradigmas para decir bien alto:

-Permiso, voy a bajar.

-Gracias. Que tenga un bonito día.

Solo para dar gusto al cuerpo y para dar remedio a esta buena tierra de personas que nos roban lo mundano y pretenden llegar al cielo. 

 

Atte. 

 

ONG Grupo Hormiga

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

September 20, 2019

March 24, 2018

December 21, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square